ComarcaSI en YouTube


Feeds de ComarcaSI

El poder mediático, el lucro, contra el corazón de la LSCa: los canales de baja potencia.

Nota | 30 00:00:00.01.2014
Frente al cuestionamiento a las autorizaciones recientemente otorgadas a 34 canales de TV de baja potencia AATECO hace un llamado a defender las conquistas logradas, rechaza el planteo realizado por el poder mediático y solicita a la AFSCA el pronto reconocimiento de los restantes canales registrados y censados de conformidad a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual
Le gusta a 6 personas · Me Gusta

No nos sorprende que la Asociación de Tele radiodifusoras Argentinas (ATA) que nuclea a los canales de televisión 13, Telefe, Canal 9 y América TV, entre otros, pretendan anular el permiso otorgado a apenas 34 canales de baja potencia. Lo hacen porque lo que siguen cuestionando es el corazón de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: la diversidad de voces a la que nunca han hecho lugar seriamente, y la multiplicidad de expresiones de la cultura local.

El servicio de televisión de baja potencia es un medio menos costoso y más flexible de transmisión de programas orientados a satisfacer los intereses de los televidentes en áreas pequeñas localizadas, en comparación con las transmisiones de las estaciones de TV tradicionales de pleno servicio/plena potencia. Este servicio crea oportunidades para estaciones nuevas, permite  un uso más extenso del espectro de transmisión y facilita recuperar la autoexpresión local.

Estos canales de baja potencia, trasmiten en forma analógica y lo hacen en uno de los canales estándar de televisión VHF o UHF. La distancia desde la cual una estación puede ser captada depende de varios factores: altura de la antena, potencia del transmisor, antena de transmisión y naturaleza del medio ambiente (rural o urbano, colinas o terreno plano). Lo que la LSCa regula.

Estos canales son preexistentes a la aprobación de la LSCa, fueron perseguidos por un COMFER funcional al interés de los mismos grandes medios que ahora se irritan por el reconocimiento que les otorga la AFSCA, y son la expresión de la resistencia cultural  en defensa del ejercicio de la soberanía comunicacional.

Son el ámbito desde el que se gestó la Ley que el Poder Ejecutivo hizo propia, que el Poder Legislativo aprobó por abrumadora mayoría y cuya constitucionalidad declaró la Corte Suprema de Justicia. Son el corazón del cambio comunicacional y por eso el poder mediático lo ataca y del que se quiere vengar.

Estos canales de baja potencia, asociados a AATECO, han cumplimentado con las inscripciones, censos y relevamientos que la autoridad de aplicación les ha requerido desde la aprobación de la ley.  Somos pequeños pero obviamente más importantes para los que detentan el monopolio del Poder Mediático de lo que creíamos y parece. Los asustamos, es lógico, hemos persistido y sobrevivido a décadas de persecuciones, decomisos, clausura, a fuerza de voluntad. Y la voluntad de un pueblo asusta a los que detentan su poder en la excluyente fuerza del lucro, en el imperium del poder del dinero.

Claro es que no temen les quitemos parte de su negocio, que aún divididos en grupos menores, seguirán acaparando. A lo que se resisten es al pleno ejercicio de la soberanía comunicacional, a que asumiendo la identidad que tenemos y no ocultamos, mostremos como sin perderla se puede abrir la comunicación a la diversidad, rescatando la esencia, la base de la identidad, la expresión de los valores y de la cultura local.

Cuestionamiento al que, lo lamentamos profundamente, se suma la conducción del gremio de televisión, con el argumento adicional de que se solicite un requisito previo a la autorización: el libre deuda de aportes gremiales. Legitimo pero llamativo, porque por un lado hay canales de baja potencia que son afiliados al Sindicato Argentino de Televisión (SATSAID), y otros que deberán afiliarse, pero que si para SATSAID no son legales cabe preguntarse ¿deben pagar aportes con carácter previo a su reconocimiento, a su legalización?

No queda claro el perjuicio gremial con relación a que "estos canales deben ser subidos a la grilla (local) de la televisión por cable", como manifiestan,  lo que parece más propio de los temas a resolver por los cable operadores. Los canales de baja potencia como trabajadores apostamos a que se creen más y mejores fuentes de trabajo.

Un desafío pendiente es analizar y acordar las condiciones laborales de esta nueva televisión, con menor carga horaria, con perfiles propios y novedosos, que produce con el trabajo del grupo familiar, que está organizada bajo formas diversas, como Pymes, como Cooperativas, como sociedades de hecho.

 

Los canales de baja potencia queremos ser instrumento del cambio que aporte a pensar críticamente, nutriendo el camino de maduración de valores. Por ello, a la vez que respaldamos la regularización de los treinta y cuatro  canales de baja potencia recientemente efectuada por la Autoridad de Aplicación, demandamos a la AFSCA el rápido reconocimiento de la multiplicidad de canales de iguales características que han cumplimentado con los censos e inscripciones que le fueron requeridas y esperan se concrete su legal reconocimiento.

Por Asociación Argentina de Teledifusoras Pyme y Comunitarias

A.C. Martín Castellucci

Lo Social

AATECO

No Me Olvides

Nac&Pop

Télam