ComarcaSI en YouTube


Feeds de ComarcaSI

Perú no recibirá a una fragata británica

Noticia | 21 00:00:00.03.2012
Se anunció que la fragata HMS Montrose, proveniente de Malvinas, repostaría en el Puerto del Callao. Pero el gobierno peruano a último momento honró el reciente apoyo de la Unasur al reclamo argentino.
Le gusta a 1 persona · Me Gusta

Una vez más, la construcción regional sudamericana demostró su fuerza: a pesar de lo anunciado, el gobierno peruano decidió a último momento honrar el apoyo de Unasur al reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas y el Atlántico Sur y rechazó que una fragata de guerra británica, que venía de cumplir servicio en el archipiélago, repostara en el Puerto del Callao, tal como se había anunciado en un principio. El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, confirmó ayer por la tarde que debido a “los compromisos de solidaridad latinoamericana” finalmente “ha quedado sin efecto” el proyecto de que el HMS Montrose, de la Armada Real, hiciera tierra durante cuatro días de la semana que viene en ese país. La Montrose es la nave que, según se informó, será reemplazada en las islas por el HMS Dauntless, uno de los destructores más modernos y con mayor poder de fuego de la flota inglesa.

“Esta decisión ha sido adoptada en el espíritu de los compromisos de solidaridad latinoamericana asumidos en el marco de Unasur respecto de los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”, explicó la contramarcha el canciller peruano. La decisión viró en pocas horas: por la mañana había trascendido que el gobierno peruano autorizaría que la nave HMS Montrose repostara en el Puerto del Callao, el más importante de Perú, cercano a la capital Lima, desde el próximo jueves hasta el lunes siguiente.

Según estaba estipulado, la nave y sus 183 tripulantes, provenientes de las islas Malvinas, adonde estuvieron apostados desde octubre del año pasado, serían huéspedes de la Marina del Perú “de acuerdo al Programa de Actividades Operacionales de las Fuerzas Armadas del Perú con Fuerzas Armadas Extranjeras”. Así constaba en el proyecto de ley que envió el Ejecutivo peruano a la Comisión de Defensa del Congreso para que se aprobara “el ingreso de unidades navales y personal militar extranjero al territorio nacional” con la finalidad de permitir la visita protocolar de la Montrose.

La fragata clase 23 Montrose, equipada con un sistema de lanzamiento vertical de misiles Sea Wolf, torpedos antisubmarinos y un helicóptero Lynx, patrulló el Atlántico Sur desde noviembre de 2011. Según informaron desde Londres, será reemplazada en esta tarea por el destructor clase 45 HMS Dauntless, uno de los más importantes y modernos de la Armada Real. Medios ingleses también reportaron la presencia en la zona de un submarino nuclear aunque esta información no fue confirmada ni desmentida por el gobierno británico, de acuerdo con sus protocolos de seguridad.

Se presume que el acuerdo con Londres se había forjado el viernes pasado, cuando el presidente Ollanta Humala recibió al número dos del Foreign Office, Jeremy Browne. A partir del bloqueo regional a naves con la bandera ilegal de las Malvinas y de otras que se dirigieran al archipiélago con finalidades militares o de extracción de hidrocarburos, para Gran Bretaña resulta tan importante encontrar un puerto de apoyo logístico para sus naves como una grieta en posición continental de apoyo al reclamo argentino. En esta ocasión la estrategia británica volvió a concluir en un fracaso ante la diplomacia latinoamericana.

En febrero, Humala le había enviado a Cristina Fernández de Kirchner una carta en la que manifestaba su respaldo al gobierno argentino respecto de su reclamo de soberanía de las islas Malvinas. El sábado pasado, también, los cancilleres de los doce países que conforman la Unasur, incluyendo, claro está, al peruano, firmaron un documento en Asunción del Paraguay en el que respaldan una vez más la posición argentina respecto al diferendo por el Atlántico Sur. El texto califica como una “anacrónica situación colonial en suelo americano” la presencia militar británica en la región y repudia “la negativa del Reino Unido a reanudar negociaciones” al respecto, a la vez que recuerda que las maniobras militares y de explotación hidrocarburífera realizadas de forma unilateral por la potencia ocupante “vulneran resoluciones de la ONU.”

Una vez conocida la noticia de que Perú cerró sus puertos a la nave de guerra británica, el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Daniel Filmus (Frente para la Victoria), celebró la determinación y aseguró que “la actitud de Perú es una señal del fortalecimiento de la región en la defensa de intereses comunes, y va en línea con el endurecimiento de la política exterior de la Argentina hacia la usurpación de las islas Malvinas”. En tanto, el diputado radical Julio Martínez afirmó que “todavía la herida por Malvinas no ha sanado y esta presencia militar tan cerca de nuestro país es otra ostentación de fuerza y provocación que hace el Reino Unido”.

Por Página 12

A.C. Martín Castellucci

Lo Social

AATECO

No Me Olvides

Nac&Pop

Télam