ComarcaSI en YouTube


Feeds de ComarcaSI

Cartas sobre la mesa para cambiar al Central

Noticia | 21 00:00:00.03.2012
El proyecto que termina con los resabios de la convertibilidad en el manejo del BCRA obtuvo dictamen favorable de las comisiones de la Cámara alta y hoy sería convertido en ley. La presidenta del organismo respondió a críticas de la oposición.
Le gusta a 1 persona · Me Gusta

Por Sebastián Premici

 

El Frente para la Victoria buscará hoy la sanción definitiva del proyecto que modifica la Carta Orgánica del Banco Central. La Cámara alta tratará la iniciativa sobre tablas, para lo cual necesitará dos tercios para habilitar la sesión. El proyecto amplía los objetivos de la autoridad monetaria: además del control de la inflación, la entidad podrá generar políticas para la estabilidad financiera, el desarrollo económico con equidad social y el empleo. Es decir, tendrá un mayor acercamiento a la economía real. Ayer, la presidenta de la autoridad monetaria, Mercedes Marcó del Pont, defendió la iniciativa del Ejecutivo ante el plenario de las comisiones de Presupuesto y Economía del Senado. Uno de los puntos más cuestionados por la oposición –lo mismo sucedió en Diputados– fue la ampliación del monto de financiamiento que podrá otorgar el Central al Tesoro. Para Marcó del Pont, los adelantos al Tesoro no representarán más del 3 por ciento del PBI, cuando antes de 1992 podían llegar al 15 por ciento.

Las comisiones de Presupuesto de la Cámara alta, presidida por Aníbal Fernández, y de Economía, a cargo de la radical Laura Montero, firmaron ayer el dictamen del proyecto del Ejecutivo, una vez finalizada la exposición de Marcó del Pont. El tema será tratado hoy sobre tablas, una vez que ese cuerpo vote el proyecto de transferencia del subte al ámbito de la ciudad de Buenos Aires. “Es esencial el paso que estamos dando para recuperar plenamente la soberanía monetaria y cambiaria que quedará plasmada al sancionarse este proyecto de reforma”, manifestó Marcó del Pont durante su participación en el plenario, que duró poco más de tres horas.

Con este proyecto, que fue votado por la Cámara de Diputados la semana pasada, se pretende ponerle fin a la Carta Orgánica de 1992, que fue una de las bases del neoliberalismo en la Argentina. Además, la iniciativa contempla la modificación de varios artículos de la ley de convertibilidad. “Lo que se está haciendo es salir del objeto único, que es preservar el valor de la moneda, y se incorporan otros objetivos que vincularán a la entidad con la economía productiva, con la inclusión y con el empleo”, explicó la funcionaria.

“Uno puede compartir una parte del discurso sobre el nuevo rol del Central, pero no entendemos el apuro. Si hubieran esperado unos días más, quizás habríamos alcanzado un mayor consenso”, indicó a este diario el senador Jaime Linares (Frente Amplio Progresista). Su bloque presentó un dictamen en minoría y hoy votará en contra del proyecto del Gobierno. Lo curioso es que muchos legisladores dicen estar de acuerdo con la modificación de los objetivos del Central, pero cuestionan las formas adoptadas por el oficialismo.

La reforma elimina la obligación de mantener una relación fija entre la base monetaria –billetes y depósitos en la economía– y la cantidad de reservas. La nueva definición tendrá en cuenta el funcionamiento del mercado cambiario, considerando la evolución de las cuentas externas. En este punto, el senador Gerardo Morales (UCR) quiso saber cuál sería “el número” óptimo de las reservas de libre disponibilidad. Al igual que durante su paso por la Cámara baja, Marcó del Pont sostuvo que ese número será “mucho más consistente que en otros momentos” y que se determinará de manera dinámica por el directorio del Central.

Otro de los temas cuestionados tiene que ver con los adelantos al Tesoro. En Diputados se agregó una modificación que no estaba incluida en el proyecto enviado originalmente por el Ejecutivo, que lleva los adelantos hasta un 20 por ciento de la recaudación, en caso de que la situación económica local e internacional lo ameriten. Para los senadores Morales, Montero y Sonia Escudero (PJ), con esta ampliación “el Central favorecerá el incremento de la inflación”.

“Es una visión sesgada y enraizada en el pensamiento neoliberal creer que el financiamiento de los Tesoros generan inflación”, respondió la funcionaria, quien agregó que en el período que va desde 1977 hasta 1992 el BCRA tenía la posibilidad de financiar al Tesoro por el equivalente al 15 por ciento del PBI. A partir de esta reforma, los adelantos transitorios –incluida la modificación hecha en Diputados– representarían apenas el 3 por ciento del PBI. Y si se sumara el uso de reservas de libre disponibilidad, el porcentaje sería del 4,2 por ciento del PBI.

“No hay ningún vaciamiento al Banco Central. Esta modificación apunta a sacarle el perfil procíclico que hoy tiene el artículo 20 (los adelantos al Tesoro). Y será un carril extraordinario frente a situaciones extraordinarias”, manifestó Marcó del Pont. En un principio, el proyecto no incluía esta posibilidad, pero luego se agregó en el dictamen de Diputados, dando cuenta de un debate interno en el Gobierno sobre avanzar o no en la cuestión.

Otra de las claves es que podrá regular las condiciones de los préstamos para promover el financiamiento productivo de largo plazo. Actualmente, el crédito representa el 14 por ciento del PBI, un valor por debajo de los promedios históricos del país y la región.

Por Sebastián Premici / Página 12

A.C. Martín Castellucci

Lo Social

AATECO

No Me Olvides

Nac&Pop

Télam